CONTROL DE LARVAS Y MOSQUITOS

Los mosquitos representan una amenaza para la salud del hombre y de los animales debido a que actúan como vectores de distintas enfermedades.

Provocan disminución en el rinde de la producción pecuaria y desalientan al hombre en la realización de actividades recreativas al aire libre.

Esta metodología resulta ser una medida de regulación poblacional adicional a la tradicionalmente realizada por insecticidas o biocidas.

El interés ecológico y el gran valor paisajístico de los espacios naturales ligados al agua, se convierten en épocas estivales en zonas de aguas estancadas donde proliferan varias especies de mosquitos. 

Aunque cualquier acumulación de agua (balsas o arquetas de riego, bebederos de animales, pozos abiertos, depósitos de agua, bandejas, piscinas, etc.) se convierten también en infinidad de focos particulares con una elevada capacidad de producir mosquito.

Biología del insecto:

Este insecto se caracteriza por ser hematófago de ahí su aparato bucal que es picador-chupador.
Aunque se alimentan del néctar de las plantas la sangre le proporciones el suministro de proteína animal para la maduración los huevos.

Su ciclo se divide en 4 fases, 3 de las cuales  (huevo, larva y pupa) se desarrollan en aguas estancadas, siendo estas las fases más sensibles por lo que se pueden controlar con tratamientos biológicos.

Posteriormente emerge el adulto abandonando el agua y pudiendo desplazarse hasta varios kilómetros.

 

Métodos de control:

La larva del mosquito es capaz de desarrollarse en pequeñas acumulaciones de agua estancada por lo que se convierte en una plaga de ámbito particular y/o urbano por lo su control requiere de la implicación de todos.

 

Control de grandes humedales, localización y censo de focos públicos:

 

El control de las grandes zonas encharcadas resulta costoso por la superficie a cubrir y por que al tratarse de un tratamiento biológico requiere de reiteradas aplicaciones.

Para comprobar la efectividad de los tratamientos hay trampas de luz y succión que cada semana muestran los niveles de mosquitos en las diferentes zonas.

La localización de los focos se realiza a través del personal de campo y el censo se realiza mediante programas informáticos de SIG (Sistemas de Identificación Geográfica).

Recomendaciones adicionales y autoprotección

  • Sellado (mallas mosquiteras) o tapado de depósitos de agua, arquetas, fosas sépticas, zanjas, pozos, bidones etc.

  • Aplicación de IGL (Inhibidores del crecimiento de larvas) en balsas y estanques.

  • Revisión y limpieza de desagües y alcantarillado particular evitar acumulaciones de agua.

  • Evitar la acumulación de agua zonas exteriores (techos, barcas, bidones, etc)

  • Mantenimiento o vaciado de las piscinas.

  • Evitar la acumulación de agua en utensilios domésticos (cubos, macetas, botellas, barcas, etc.)